MUCHO MAS



UNA PAGINA CREADA PARA CAPTURAR LO HERMOSO DE NUESTRO CAMINO, CONTAR, INVENTAR, CREAR, RECORDAR Y COMPARTIR.





Amor relleno de caramelos…

Para muchos San Valentín es sólo sinónimo de una amena y romántica cena, para mí es eso y mucho más. Es la excusa perfecta para crear, propiciar tiempo ameno junto a los míos y agradar con detalles hermosos en una fecha en la que las muestras de cariño están a la orden del día y eso, definitivamente, nos encanta. Lo cierto es que en David encuentro a ese cómplice perfecto para idear, mientras él se concentra en encontrar los detalles y caramelos más apetecibles para cada niño que recibirá de nuestras manos el más dulce obsequio. Esta vez optamos por crear unas coloridas bolsas decoradas con unos búhos, helados y ositos adorables. Y el resultado, aquí se lo compartimos, incluyendo la parte más disfrutada por David, en la que él dispensa cuidadosamente y con la mayor emoción los dulces en cada una de ellas, mientras mis ojos se agasajan al ver lo mucho que cada minuto invertido con ilusión bien valió la pena.












Al mismo tiempo no cabe duda de que los pequeños detalles son los que realmente enamoran y para muestra de ello, decoré estas coquetas cajitas en forma de corazón ideales para endulzar ese día especial en el que de una y mil maneras queremos expresar nuestros afectos. No cabe duda de que fueron el detalle perfecto para rellenar con lindos accesorios, así como deliciosos chocolates.  Y definitivamente, no pudieron gustar más. Yayyyy!





Y como muy bien dicen por ahí, los grandes corazones se contentan con pequeños detalles y nada podría ser más cierto. Con una mesa fresca, colorida y postres favoritos, quise sorprender a todos para que así de especial, pudiéramos agradecer a DIOS la enorme e invaluable riqueza de estar juntos y dar valor a la bendición de tenernos los unos a los otros.








Y aunque un poco tarde y ya San Valentín haya pasado, igual quise compartir estas lindas y sencillas ideas que en cualquier época del año siempre vienen bien para despertar nuestra inspiración, agradar y sorprender porque cuando acudimos a nuestro ingenio lo que obsequiamos se convierte en la más hermosa muestra de uno mismo. Espero las hayan disfrutado tanto como nosotros saboreamos tan bellos momentos para una fecha emotiva, pero sobre todo muy especial. 

Hasta la próxima!




Paletas de frutas para nuestro verano.


En estos días de verano en los que el calor nos azota, nada más refrescante que unas deliciosas paletas heladas de las frutas que tanto nos gustan para disfrutar y compartir en familia y con quienes nos visitan. Es una excelente opción saludable, rica y nutritiva para preparar con los niños y disfrutarlas junto a ellos en nuestro verano sin azúcares añadidos. Para ellos es divertido mezclar frutas y colores y experimentar sus sabores. Hoy preparamos paletas de mango, fresas y moras, fresas con agua de coco y naranja con piña. Así es que no se diga más, a lavar, cortar y licuar nuestras frutas favoritas se ha dicho.

Que tengan un divertido y delicioso verano!!!









“Dime y lo olvido, enséname y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo” Benjamin Franklin

Te apreciamos…

Durante la primera semana de mayo en Estados Unidos tenemos la dicha de honrar a nuestros maestros y con ello buscamos enaltecer su encomiable labor.

Como mamá he tenido la fortuna de contar con verdaderos maestros y aliados en la educación de mis hijos, unos a los que bendigo cada día porque les han enseñado y guiado junto a nosotros en este camino llamado vida, mostrando esa vocación genuina que he visto aflorar en ellos cada vez que hemos recibido a nuestros niños motivados e inspirados a continuar dando lo mejor de sí porque no cabe duda de que la misión de un maestro(a) es la más noble y entregada labor que pueda existir. 

A lo largo de estos años transitados en la educación de mis hijos hemos sido bendecidos al contar con maestros que no sólo se limitan a cumplir con las regulaciones y exigencias de un sistema educativo cada vez más demandante, sino que buscan forjar su personalidad y alentarlos a cada paso y aquellos que no, aún albergamos la esperanza de que así sea porque todo maestro (a) debe ser consciente de que al escribir en el alma de un niño, lo hace para siempre.

Desde que mis hijos están bien pequeños he buscado inculcarles la importancia de vivir en gratitud sin escatimar esfuerzos y siempre les he dicho una frase que ambos ya saben de memoria y ahora comparto, “Decir gracias es parte de ser educado, ser agradecido es la memoria de un corazón que no olvida”. Por años, como toda mamá, he hecho énfasis en que mis niños se detengan un instante para mirar a los ojos y agradecer a quien les alcanza un helado, a quien les alcanza el jarrón de agua en la mesa, a quien les brinda un gesto noble de amor y a quien les enseña con paciencia, entrega y devoción cada día.

Lo cierto es que tanto Saúl como David aún recuerdan con ternura a varias de sus maestras y de hecho en algunas ocasiones les hemos llamado o regresado a visitarles y junto a ellas recordar lo maravilloso de esos años que dejaron hermosas e imborrables huellas a su lado.

Y hoy soy yo quien una vez más agradece desde lo más profundo de mi corazón a cada maestro(a) que me ha acompañado como mamá en este camino, siendo un apoyo invaluable tantas veces, por compartir con mis mayores tesoros mucho más que su sabiduría e impulsarlos a ser mejores, enseñarlos a través de su ejemplo y marcar su vida con memorias que les acompañarán para toda la vida.

Gracias por ejercer con amor y pasión el maravilloso arte de enseñar.

Sinceramente,

GRACIAS.

Y con motivo de la semana de apreciación al maestro preparamos regalitos muy esperados e incluso ya encargados, je, je y que con el mayor de los gustos no dudamos en consentir, así como detalles sorpresa para agradar a esos maestros especiales que tanto merecen nuestro cariño y atenciones. Y aquí los comparto.

Hasta la próxima!










Nos llega la primavera entre habichuelas con dulce y huevos de Pascua…


No cabe duda de que la primavera es la manera que tiene la naturaleza de invitarnos a festejar y celebrar esos pequeños detalles que hacen tan maravilloso nuestro camino. En cuanto la siento llegar surge un gran deseo de abrir puertas y ventanas y convidar ese aire fresco a nuestra casa, es querer capturar y apreciar la gama de colores que florecen a nuestro alrededor, es querer compartir, celebrar y hacer nuestras las tradiciones, es querer disfrutar con calma de unos días de ocio en medio de la prisa, es querer compartir con quienes más amamos, es sentir la necesidad de abrir nuestros ojos y agradecer a DIOS por toda su bondad y su generosa manera de bendecirnos, es desear revivir sus aromas, contemplar su verdor y sentir su brisa. Amo la primavera en toda su extensión, así como todo lo que nos regala y nos inspira.


Como es de esperarse en nuestra casa las tradiciones no sólo se mezclan, sino que también se comparten, como dominicana y viviendo en Estados Unidos siempre busco acercarme y atesorar mis costumbres, mientras me dispongo con emoción a disfrutar las que con el pasar de los años he llegado a hacer tan mías. Es por ello tan familiar que nuestros días transcurran entre la fantasía del conejito de Pascua, sus huevos de chocolates, mesas decoradas con muchas y coloridas flores en cada rincón, habichuelas con dulce y sus respectivos aromas a vainilla y a canela con los que crecí y que me transportan hacia tantos recuerdos, acompañados de sus galletitas típicas de semana Santa y la ilusión de compartirlas. Es querer inventar, planear, realizar actividades al aire libre y acariciar nuestra libertad, es querer crear y con ello reunir y jugar con materiales y texturas que al final sean nuestros aliados para agradar a nuestros niños y mostrarles los hermosos colores que componen nuestra vida y lo dulce que si nos proponemos, puede llegar a ser.
 
Hoy quiero compartir unas lindas, fáciles y divertidas canastitas de Pascua repletas de huevos de chocolates y sorpresitas ideales para regalar a los niños y compartir con ellos momentos preciados. Lo mejor es que las realizamos con cartones de huevos que facilmente podemos encontrar en nuestro refrigerador e ir recolectando para este fin.También les comparto la parte que David, Saúl y yo más disfrutamos como siempre, mientras comíamos más dulces y chocolates que los que dispensábamos, já, já. Así como toda nuestra organización y planeamiento para disponernos a cocinar nuestro postre típico dominicano en esta epoca del año, esta vez con la fortuna de prepararlo junto a la ayuda y compañía de mi madre, como uno que otro detalle para obsequiar y recordar que la primavera nos ha llegado y nos nace agradar.

Que los disfruten tanto como nosotros, estos momentos memorables.








 
 






 
Hasta la próxima y felices y bendecidos sean sus días.



San Valentín…Un motivo más.

Desde que Jeff y yo nos casamos, una de las cosas que más disfrutamos ha sido compartir un desayuno rico en el fin de semana, tranquilo y con una mesa bonita que nos inspire a pasar un tiempo ameno conversando, planeando, soñando. Y eventualmente se fueron uniendo a ese hábito nuestros hijos y desde entonces puedo asegurar que cada vez lo disfrutamos más porque desayunar en el fin de semana es nuestro tiempo favorito juntos, nuestro tiempo especial para compartir, para celebrarlo todo, en el que nacen historias, un tiempo en el que Jeff y yo pensamos en que eventualmente seremos más y más en nuestra mesa y eso también nos ilusiona, en el que los buenos modales se practican y se afianzan, en el que sin darnos cuenta los modales pueden también olvidarse y de repente todos queremos hablar por encima de todos y es el momento perfecto para tener detalles que marquen la diferencia en nuestra rutina sin sentir que le robo minutos al tiempo designado para alistarnos cada mañana, todo porque armar una mesa bonita siempre será para mí un acto de amor hacia ustedes, porque al pensar en ustedes de manera inmediata se genera en mi rostro una sonrisa, porque sé que estos momentos formarán parte de sus mejores recuerdos a nuestro lado, porque su felicidad es también la mía y en ustedes encuentro mis mejores razones para ser feliz.

Aquí comparto nuestro desayuno en el día del amor y la amistad y esperamos que todos hayan tenido también uno muy especial.









Hasta la próxima!




Detalles que expresan…

Quiero disfrutar la vida como llega, como va surgiendo, a veces como la planeo y hasta como me sorprende y debo decir que una de mis mejores maneras de disfrutarla es haciendo las cosas que me apasionan y la verdad es que me gusta hacer muchas cosas, tantas que la lista sería larga aunque a veces el tiempo resulte demasiado corto. Pero afortunadamente siempre encuentro el espacio y el tiempo perfecto para divertirme y jugar con accesorios y materiales que me encantan. Y esta vez quiero compartir una bombonera linda y sencilla, así como unas simples cajas con las que empacamos regalitos para obsequiar con motivo del día del amor y la amistad y que en sólo minutos convertimos en unas muy especiales.

Para muchos, la celebración de San Valentín es una fecha carente de valores, más bien es un día de índole netamente comercial en el que los vendedores se lucran. Para mí todo depende del cristal con que todo se mire y nunca dejará de ser una oportunidad más  para tener detalles colmados de calidez y afecto y con ellos expresar todo lo bello que los demás nos inspiran.

Aquí les comparto detalles que acompañaron a mis hijos a la escuela y a mí para agradar a gente especial a la que sólo queremos externarles nuestro afecto genuino hacia ellos.

Les deseo que en cada día de sus vidas puedan crear una ocasión especial y que vivamos un San Valentín eterno junto a los seres que más amamos.

Hasta la próxima!














Un regalo de despedida…

Siempre he pensado que las mamás tenemos un poder especial o varios, para transformar penas en alegrías, llenar ciertos vacíos que les van quedando, cambiar perspectivas y hacer de los días de nuestros hijos, unos un poco más especiales y divertidos. David suele ser un niño muy sociable y afectivo y me encanta ver el valor que les da a sus amiguitos, ver como cada uno de ellos para él, son tan especiales. De repente recibe la noticia de que uno de ellos regresará a su país de origen junto a sus padres, justo a mitad del año escolar y esto a David le causó tristeza y tantas preguntas sin respuestas claras o convincentes, más aún al no poder entender las razones que manejan sus padres como adultos, unas que para los niños suelen ser tan abstractas como indescifrables.

Una de sus maestras tuvo la bonita iniciativa de que cada niño en el que sería su último día de escuela, le llevara un regalito que le entregarían junto a una gran tarjeta repleta de palabras bonitas, sus firmas y un dibujo inmenso que la adornaba, cuyo dibujo estuvo a cargo de David, mismo al que se dedicó con una mezcla de sentimientos. Pero tuve una idea, le sugerí a David salir juntos a elegir un regalito especial para ese amiguito que tal vez ya no vería más, le expliqué cuán difícil seria para ese niño de repente cambiarlo todo y dejar de verlos y jugar con ellos también y que debíamos hacer de ese día de despedida uno divertido y especial para él. A David esto lo motivó mucho, tanto que desde ese momento lo vi más comprensivo e ilusionado de crear un momento divertido para su amigo, compramos además del regalo, muchos caramelos para cubrirlo y no nos conformamos con comprar una simple bolsa de regalo o envolverlo de la manera convencional, quisimos generar en ese niño al recibirlo una gran sonrisa y el resultado no pudo ser mejor, David me cuenta que al entregarlo le dijo: Here you go Mr. Business! já, já, su amiguito no paró de reír y le gustó tanto que tuvo penita de abrirlo.



Y así transcurrió una de las primeras despedidas en la vida de David, como quisiera poder siempre estar ahí para él, no para evitarlas, pero al menos para hacerlas más llevaderas.



Hasta la próxima!




Detalles que encantan…



Hoy quiero compartir un dulce detalle que alegra el paladar, el corazón  al ser recibido y nuestra casa al habitar cualquier simple rincón que se convierte en uno especial.

No es más que una deliciosa merienda para los amantes de esa combinación de lo dulce y lo salado con manzanas jugosas, pretzels y caramelo, envueltos de una manera linda y muy especial. Lo mejor es que podemos decorar nuestra merienda de acuerdo al motivo que queramos darle, en mi caso, decoré unos para agradar en el día de acción de gracias y otros para navidad, que sencillamente, encantaron.

Pero lo que más me atrae de este tipo de manualidad es que de manera fácil y segura, podemos involucrar a nuestros niños, las mamás en la casa y las maestras en su clase, pues consta de muchos pasos fáciles y seguros en los que cada niño puede participar y a su vez son de gran y valiosa ayuda para quien las realiza.

Cada vez que encuentro una actividad y/o manualidad en la que David puede brindarme su ayuda e involucrarse, sin lugar a dudas, me enamoro de ella, pues como toda mamá atesoro pasar tiempo de calidad con mis hijos y este es uno de ellos.

Aquí les comparto detalles que se apoderan de mis madrugadas, me roban horas de sueño en muchas ocasiones, pero que también nos regalan a David y a mí un tiempo valioso e inigualable juntos (Y claro está, nos peleamos  a montón, já, já), el sueño lo vence aunque incontables veces pelea con él, pues participar le parece interesante y divertido, pero nos regalan tantos momentos gratificantes y con ello la satisfacción de lo lindo que es entregar uno de estos y decir sin palabras: PENSE EN TI!!!

Que los disfruten tanto como nosotros al hacerlos!

Y paso a pasito les comparto cómo los hicimos, lo que conlleva y cómo nos quedaron.

Aqui reuniendo todo lo que vamos a utilizar. Desde envases de cristal con tapa de dos tamaños diferentes, cintas decorativas o flores, cascabeles, palitos para pinchos, cordones, perforadora, pegamento caliente y frio, cuchara, regla, celofán, papeles de construcción decorativos, tijera y por supuesto, manzanas rojas y verdes, pretzels y caramelo.










Creando nuestras tarjetas para Navidad y Acción de gracias, mismas que podemos utilizar para colocar en bolsitas de regalo.

 





  

David lavando sus manos y siguiendo las medidas de higiene necesarias antes de comenzar.


Lavando las manzanas…


Higienizando los envases de cristal…


David dispensando con cuidado los pretzels en cada envase pequeño…



Sujetando las manzanas con un palito para pinchos y luego rellenando nuestros envases…






Unos para Acción de gracias…







Mesa de trabajo para decorar los  detalles de Navidad…


Combinando cintas y texturas… Creamos otros para Navidad.





Y finalmente, listos para obsequiar detalles que encantan .









A disfrutar!


 Hasta la próxima!





Brindemos…

 
Como ya es costumbre, año tras año, en casa me ven preparar el tradicional “Coquito”, que no es típico de mi país, pero es una deliciosa bebida de Puerto Rico y de todos los que  como a mi atrapó desde que tuve el placer de probarla y sencillamente, me encantó. Desde entonces, cuando la navidad se aproxima reúno todos los ingredientes, así como botellas bonitas y coloridas para deleitar a Jeff primero que a nadie, que es tan admirador de esta bebida como lo soy yo, a amigos y familiares que también en cada diciembre esperan que les regalemos cariño en una botella. Mientras en casa compartimos coquito en medio de las conversaciones más amenas y de los momentos más divertidos con gente querida.

Al envasarlo estamos regalando un detalle que nos une, produce sonrisas y se ha convertido en una deliciosa manera de decir: FELIz NAVIDAD!!!

A su salud!







Creando sonrisas…

Un placer enorme es lo que surge cuando puedo regalar sonrisas a algún niño. Y es precisamente lo que pude lograr al decorar bolsitas de papel y convertir algunas en Santas, otras en arbolitos de navidad y unas en lindos venaditos. 

En el último día de escuela, justo antes de comenzar a disfrutar de sus divertidas vacaciones de navidad, David regaló sonrisas a través de bolsitas con motivo de esta época tan especial, que a todos sus compañeritos de clases encantaron. En cada bolsa encontraron un juguete pequeñito, algunos caramelos, lápices navideños que despertaron en cada niño la más hermosa ilusión y en David la alegría incomparable de compartir con quienes tantas horas y momentos entrañables comparte cada día.

Cabe mencionar que son muy fáciles de hacer y adentro colocamos todo lo que nos guste, aparte es la oportunidad idónea para intercambiar ideas y pasar gratos y creativos momentos junto a nuestros niños. En la medida que íbamos decorando las bolsitas, a David le iban surgiendo más y más ideas y fueron horas de gran diversión e ilusión para él.

Que las disfruten!
  



 

 




Hoy quiero contarte… una gran historia de duendes.


Llegó a nuestro hogar la visita más anhelada y esperada por ti, un duende inquieto, travieso y muy juguetón y que rápidamente se hizo parte de nuestra familia. Nuestro querido Santa envió a uno de sus más preciados ayudantes desde el Polo Norte para pasar una divertida temporada junto a nosotros, aunque esa temporada a petición tuya, tantas veces se haya extendido, eres muy privilegiado y lo sabes, pues no todos los niños tienen la oportunidad de vivir tan mágicos momentos.

Llega en forma del más emocionante regalo que jamás hayas recibido, dentro de una caja hermosa y colorida, que encuentras al llegar de la escuela. Y cómo olvidar la expresión de tu carita colmada de sorpresa.

 
Lo sacaste de su caja con el mayor cuidado del mundo y recuerdo que lo sentamos justo al lado de ella y te propuse capturar varias fotos para presumir a tu abuela nuestro nuevo huésped.


No podía hablarte, pero trajo consigo una linda carta de presentación y justo en ese instante supimos su nombre, BILLIE, uno que jamás imaginamos que con el sólo hecho de nombrarle, te produciría tanta emoción y que desde entonces todos te preguntarían por él.


Además, traía su boleto como la más auténtica prueba de proceder del Polo Norte. Me miraste y exclamaste: Mira mami, si viene del North Pole!

 
Billie llegó muy bien equipado, traía todo lo necesario para hacer de tus días, unos llenos de magia y emoción. Trajo consigo sus hojuelitas mágicas, las que le daban súper poderes para crear e inventar las más insospechadas travesuras para ti. 


Fue tanta tu atención hacia esa visita tan especial que Milo quiso conocerle también y aprovechó para darle la más calurosa bienvenida. Con los días, Milo te veía jugar con el y cuando te descuidabas, aprovechaba para llevarlo en su boca a un rincón escondido y jugar con el también. Pero Billie resultaba ileso al salir de la lavadora en una que otra ocasión. Y sí, sé que ahora exclamarás: Mamiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!


La verdad, que buen anfitrión fuiste, uno atento y muy responsable. Estuviste a su pendiente en todo momento, incluso antes de acostarte, cada tercer día le colocabas galletas y leche para que comiera y tomara mientras tu dormías. Que por cierto, a veces olvidaba comerlas o simplemente, no les apetecían y se volvían un rico festín para las cientos de hormiguitas que se congregaban. Y no imaginas mi felicidad al limpiar todo, uffff, era enormeeeee, já, já.


Las noches y las madrugadas solían ser el tiempo preferido de Billie, esperaba que durmieras a tus anchas para el dedicarse a inventar a las suyas. Lo hacía cuando nadie se percataba. Jamás podré olvidar su primera travesura y sé que tú tampoco lo harás. Hurgó entre nuestros cajones y extrajo todo lo que pudo para bajar al primer piso y luego regresar. Pero pensándolo bien, no somos los únicos que no lo olvidaremos, tu papi tampoco lo hará, ya que corriste a despertarnos para contemplar el gran atrevimiento de tu invitado, un sábado a las 6:00 A. M. Uy! Que contento estaba tu papá!


Era travieso, pero te acompañaba, incluso en tu desayuno. Y para agradarlo portabas el sombrerito de duende que uno de esos días con tanta dedicación creó para ti e incluso zapatos como los suyos.




Con los días, su confianza hacia nosotros aumentaba y ninguno de nosotros podía encontrar papel de baño, pues nuestro Billie lo habría usado todo para decorar nuestro árbol de navidad. Al parecer pensaba que necesitaba un poco más de decoración o tal vez un cambio, trabajó tanto esa noche que hasta se quedó a dormir muy relajado sobre nuestro árbol.




Pero eso no fue todo. Al día siguiente, recuerdas que tu papá no tenía azúcar para endulzar su café???
Billie había usado toda nuestra azúcar, nuestro algodón y demás para jugar a esquiar y a construir muñecos de nieve tal y como lo hacía mientras se divertía en el Polo Norte. Lo cierto es que estaba feliz de hacerte tan feliz, pero esta vez no lo regañé porque comprendí que en el fondo extrañaba su North Pole.





Jamás imaginaste que algún día te despertarías y encontrarías tu baño convertido en el más divertido de los regalos, simplemente no lo podías creer y sé que con el sólo hecho de recordarlo vuelves a emocionarte y a sonreír.


Resultó ser muy detallista y no le quedó nada por cubrir já, já
Lo cierto es que Billie es un duende creativo y travieso, pero también muy tierno y te dejó un regalito.






Y aprovechó para acomodarse con las toallitas húmedas encontradas en tu baño.


No cabe duda, de lo mucho que Billie amaba las bromas. Una mañana despertaste y no pudiste entrar a tu baño, por esto… Lo recuerdas?



Y luego, para completar, así lo encontramos…


Ahí junto a ti se encontraba tu inseparable Billie para cenar junto a nosotros. Al verlo, en todos era capaz de generar una sonrisa, algunos hasta se animaban a saludarlo y te preguntaban su nombre. Aunque no puedo negar lo pendiente que debía estar para que no se nos perdiera o fuera a hacer una de sus tantas e inimaginables travesuras.


Uno que otro día no cenamos con pasta, pues nuestro Billie así te presentaba sus más lindos detalles, con ingenio, pero también con todo su amor.


Y cómo no recordar, la hermosa casa que creó para el? Una enorme casita de cartón para que tú la pudieras colorear al despertar. Y hasta trepó en ella a uno de nuestros Santas de decoración, já, já, já.


 
Y cuán grande fue tu asombro cuando asomaste tu cabeza al interior de su casita y viste lo hermosa de la cómoda habitación que se había creado, incluyendo mesita y banco para comer.




Un día te fuiste a jugar y al ver que no lo habías incluido en tus juegos, se fue a descansar a su casita creada dentro de la tuya.



Te encantaba estar junto a su casita y no terminabas de fascinarte con todo su ingenio.


Un buen día, Billie decidió crear su propio bañito.



Tal vez el tuyo le resultaba muy grande para usarlo, je, je.



Billie sí que sabía como consentirse y disfrutar. Y nada más delicioso que tomando un rico baño de malvaviscos (Marchmallows). Ummm!
Nunca olvidaba tus regalitos.




Te acompañó a tu corte de pelo de niño grande. Que gran compañero!


Pero tanta tranquilidad ya nos estaba confundiendo y comprobamos que sólo era para despistarnos de lo que vendría.



 Se atrevía a tratarse tu ropa interior. OMG!

 
Esta vez sí que me enojé con tu invitado. Noooooooo, ya era demasiado. Atreverse a formar una torre con mis vasos de cristal!!! Y recuerdo que le aseguraste que esta vez estaba en problemas y hasta me preguntaste si lo enviaría de regreso al North Pole.
 La verdad, la verdad, ganas no me faltaron, je, je.



Se valía de todo para llegar a donde quería. Esta vez necesitaba llegar al pastel.
 
Billie era todo un experto en la moto. Sino, miren la muestra.

 
Billie pudo contar con los mejores cómplices y sé que les agradece sus ideas, su ingenio y su apoyo, infinitamente. Así como las horas robadas de su sueño.

Se atrevió a crear toda una pista sobre nuestra mesa!

 
Algunas veces descubrimos primero sus travesuras.


Para después pedirte que cubrieras tus ojitos hasta descubrir lo nuevo y sorprenderte que Billie había creado.


Billie tenía la capacidad de apropiarse de cualquier rincón. Y de esta manera opto por darle la bienvenida a su gran compañero de juegos en el Polo Norte. No nos pidió permiso para invitarlo a casa, simplemente, un hermoso día apareció junto a el y fue maravilloso tenerle también entre nosotros. Le llamaste Elfi.



Disfrutaban tanto estar juntos. Tambien Elfi trajo lindos detalles para ti.





Hasta Milo fue víctima de sus bromas y fue usado como un gran caballo, já, já.

Recuerdas cuando estuvieron a tu lado para escuchar un mensaje de Santa especialmente para ti?


Tu abuela siempre consentía a Billie tanto como a ti y si por casualidad algún día lo encontraba inventando travesuras, le pedía que fuera a dormir, ji, ji.

Que divertido y emocionante fue para ti y para todos tener a Billie y a Elfi en nuestro hogar, pero sé que Billie también se divirtió mucho a tu lado. 
Aquí cuando creaban juntos…


Y mientras Elfi traía los regalos más pesados para ti… Elfi era su gran ayudante y compañero de juegos.


Billie descansaba muy cómodamente, ji, ji, ji


Un día, salimos a cenar, fuiste al baño con tu papi y al regresar así lo encontraste y ni Saúl ni yo nos percatamos de la nueva posición que había adoptado. Que cómico!



Y con la más enternecedora imágen de David junto a su duende, se despide esta historia, una creada para ilusionar, emocionar, soñar y vivir todo lo bello que invoca la inocencia, así como las más hermosas memorias para nunca olvidar.

Mi niño, hoy conoces sus súper poderes y sus más guardados secretos, pero sin duda, han creado lazos fuertes que les unirán, sencillamente para toda la vida.

Te amo tanto!

Mamá










2 comentarios:

Lisandra Fernandez dijo...

Bello,hecho con mucho amor y dedicacion. Felicidades!!!!

Zay dijo...


Gracias Lisandra,que grato recibir el comentario de una mamá tan dedicada como tú. Felices días!